Humedales Artificiales en L'Albufera de Valencia

Reservas Naturales al Servicio de la Biodiversidad y la Calidad de las Aguas

Manuales técnicos para la gestión de
humedales artificiales en espacios naturales

 

 

Noticias y Novedades

Ayúdanos

Seminario Online

Nuestra Agenda

Fichas
 
 

 

Las aves han desarrollado muchas estrategias, comportamientos y adaptaciones morfológicas para aprovechar al máximo la diversidad de nichos ecológicos disponibles en las zonas húmedas durante sus momentos vitales clave. Simplemente como ejemplo, no hay más que pensar en las múltiples formas y uso que dan a su pico, que les confiere un mayor éxito en su alimentación, sea por peces de distintos tamaños (garzas, somormujos, martín pescador), insectos (gaviotas, cigüeñuelas, zarapitos), distintas partes de las plantas (con la variedad de morfología dentro de las anátidas), o el lugar en el que se alimentan (todo el espectro de formas dentro del grupo de los limícolas).

Por tanto, las aves son uno de los grupos biológicos que tienen el valor de indicarnos, mediante su ausencia, presencia y cambios en la abundancia, los cambios en el estado ecológico de un determinado ambiente.

Martín Pescador - copyright: Pablo Vera

En este contexto, las aves acuáticas o más bien dependientes de los ecosistemas acuáticos, y en especial las que presentan unos requerimientos ecológicos más estrictos y asociados con masas de agua de buena calidad, pueden suponer un buen indicador para estimar el estado de conservación de los humedales. Por ejemplo, la focha moruna (Fulica cristata) y el pato colorado (Netta rufina) a priori son indicadores de una buena cobertura de macrófitos en el humedal (en particular las de los géneros Chara y Myriophyllum), a través de las relaciones ecológicas y tróficas que tienen lugar entre las aves acuáticas reproductoras, su prole, el medio físico-químico, y los grupos biológicos que suponen su sustento durante su reproducción.

Pero no sólo es el momento de la reproducción cuando deben analizarse los requerimientos de cada especie (requerimientos, que por otra parte, van variando a lo largo del año incluso para una misma especie). Un cierto conocimiento del aprovechamiento de estos nichos ecológicos disponibles y los elementos estructurales o biológicos de los ecosistemas acuáticos relacionados con éstos (vinculados directamente con los indicadores de la DMA) es imprescindible para diseñar y ejecutar las acciones de conservación más apropiadas para este grupo faunístico.

Una revisión del papel de indicadores de algunas especies lo puedes encontrar en este enlace:
http://www.seo.org/wp-content/uploads/tmp/docs/Manual_DMA_SEO_Def_Baja.pdf

Otros datos, a modo de resumen:

  • Martín pescador: durante la reproducción, es indicador de presencia de taludes naturales despejados y escasa fluctuación de niveles;
  • Fumareles: durante la reproducción, es indicador de la presencia de macrófitos acuáticos que llegan a la superficie y alcanzan buena cobertura, siendo donde construyen su nido;
  • Zampullines y somormujos: dado que construyen su nido sobre vegetación acuática, son indicadoras de escasa variación del nivel del agua;
  • Aguilucho lagunero: durante la reproducción, indica la abundancia de anfibios, roedores y pollos de aves acuáticas como la focha o el calamón, de los que alimenta a sus propios pollos;
  • Avetoro: durante todo el año, es indicador de abundancia de peces de pequeño tamaño, vegetación densa y extensa, presencia de una lámina de agua de poca profundidad y poca variación de niveles de agua;

Asimismo, las aves acuáticas presentan fidelidad a áreas de cría a escala de cuenca hidrográfica o incluso de región biogeográfica, por lo que si el estado ecológico de un humedal se ve alterado, las aves acuáticas reproductoras más exigentes responden buscando una nueva localidad que reúna las condiciones adecuadas. Es precisamente esta respuesta la que nos da la clave para utilizar las aves como indicadores. Básicamente, “si les gusta, se quedarán, y si no, se marcharán”.

Aguilucho - copyright: Pablo Vera

Uno de los objetivos de este proyecto es establecer una relación directa entre los indicadores de la Directiva Marco del Agua y el potencial de estos elementos analizados para las especies estudiadas. Así, dado que muchas de las medidas que necesitan los humedales (y por tanto de las aves acuáticas) son competencia de los planes de cuenca, es posible plantear acciones y medidas destinadas a mejorar los indicadores establecidos mediante las aves acuáticas, integrándose en los planes de gestión de zonas húmedas de la Red Natura 2000 y planes hidrológicos.

Se trata, a fin de cuentas, con la ayuda de las aves y su papel de bioindicadoras, de elaborar y diseñar de manera más eficiente los planes de gestión de zonas húmedas de la Red Natura 2000, garantizando así la mejora y la conservación de las poblaciones de aves acuáticas.

Con el apoyo de

Instituto de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente Universidad Politécnica de Valencia Acció Ecologista - AGRÓ Fundación Global Nature SEO/BirdLife acuaMed Confederación Hidrográfica del Júcar Life Natura 2000

Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios.

Al navegar por nuestro sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies

Acepto